8 buenos hábitos que te ayudarán a dormir mejor y ser más eficiente.

Ante la pandemia, se han modificado los hábitos y dinámicas diarias. Principalmente porque la gran mayoría hemos pasado muchas horas en casa: teletrabajando y gestionando lo mejor posible las tareas domésticas. Muchos no han pasado del chandal durante meses. Sencillamente, los horarios han saltado por las nubes y las rutinas habituales se han ido al traste. Tablets y móviles hasta altas horas de la noche, sobreexcitación nocturna, rondas de vinos por Zoom, pizza, sofing, películas sin final, despertadores sonando 15 minutos antes del meeting por videoconferencia... Aquellos que pensaban que todo esto iba a hacer desaparecer el estrés de estos tiempos convulsos, saben que tan sólo lo enmascararon. Ahora queda un desajuste en las horas de sueño y un agotamiento, casi crónico, que hay que reconducir y superar.  

Si has comenzado a ver la luz al final del túnel, y ya estás tomando medidas ante esta situación, ¡nos alegramos¡ Volver a tener unos hábitos más saludables en la alimentación y el ejercicio físico es fundamental. Si aún así, sientes que no has mejorado todavía tu calidad de sueño, que tu rendimiento es más bajo que antes de la llegada de la pandemia; y te sientes cansado/a, es decir, que sigues teniendo la sensación de que el Día de la Marmota no se desvanece, aquí tienes algunos buenos hábitos que pueden resultarte de ayuda para mejorar tu higiene del sueño, tu eficiencia y bienestar. 

 

  • Levántate con la salida del sol. Aunque al principio sea duro, luego lo agradecerás porque dispondrás de más tiempo. Además la energía de las primeras horas de la mañana, resulta más productiva. Por supuesto tendrás que adelantar la hora de ir a dormir. Entre las 22h y las 23h es buena hora. 
  • Ventila la casa, al completo, cada día. Y genera una corriente de aire lo más natural posible. Es decir, que si tu balcón da a un parque y tienes una habitación trasera que da a una zona ajardinada, abre sobretodo esas dos ventanas.
  • Revisa cuántos años tiene tu colchón. ¿7?. Es hora de renovarlo. Compra uno lo más natural y sostenible posible. 
  • ¿Hacia qué puntos cardinales duermes? Coge la brújula y míralo. Te recomendamos que orientes el cabezal de la cama al este. 
  • La higiene y el orden es fundamental. Desinfecta y purifica cada día la atmósfera de las habitaciones (y de toda la casa) con el Desinfectante Ecológico AROMALABORATORY® Una vez a la semana limpia en profundidad interruptores, pomos, cristales, etc...y pasa el polvo con la ayuda de este multiusos aséptico (levanta los libros, debajo de la cama,..). Vaporiza con el desinfectante las tapicerías, las cortinas y las alfombras también. Mantén el espacio ordenado. 

  • Al finalizar la jornada laboral, te recomendamos que crees un ambiente relajado en casa. Perfuma la atmósfera con Flor de Flores, nuestra fragancia aromaterapéutica ecológica más relajante, que ayuda a liberar tensión. Su aroma dulce y exótico de flores de Ylang-Ylang y Vainilla Salvaje nos ayuda a deshinibirnos y a dejar ir el estrés acumulado a lo largo del día. Perfuma las zonas comunes, por encima del sofá y las zonas más chill de la casa, por ejemplo tu rincón de lectura. Flor de Flores, como todas las Aromatherapy Home Scents, son antiácaros y mejoran la calidad del aire interior gracias a sus activos ionizantes naturales. 

 


 

  • Llegada la noche, justo antes de acostarte, perfuma el ambiente y la cama con la fragancia aromaterapéutica ecológica Mar Azul. De notas frescas, dulces y almizcladas, de Romero e Incienso, resulta muy armonizante y sosgante. Te ayudará a sentirte renovado/a mentalmente y a elevarte por encima de los problemas más mundanos. Facilitará el descanso y te ofrecerá la sensación de sentirte protegido/a en casa. Muy recomendable si practicas la meditación o si eres alérgico/a al polen. 

  • Si tienes insomnio, usa además nuestro Purificador Personal Orgánico El Sueño, con puras notas de lavanda. Perfúmate alrededor del cuerpo, después de una buena ducha, antes de las 22h, cuando ya tengas el pijama puesto. Respira profundamente su dulce aroma terapéutico. También puedes darte otro toque justo antes de meterte en la cama, de manera que la almohada también se perfume. ¡A los niños les encanta, y reduce su excitación nocturna! Qué durmáis como angelitos... Buenas noches. 

 

 

 

Dejar un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados