Prácticas para el buen dormir.


¿Qué importante es dormir bien, verdad? A demás de ser placentero, el sueño tuvo una implicación muy importante en el proceso de adaptación, y pudo haberse originado por la necesidad de los animales de protegerse y para permitir que los organismos conservaran y restauraran su energía. 

EL SUEÑO, es nuestra bruma aromaterapéutica que facilita el descanso reparador y ayuda al buen dormir. Gracias a sus activos aceites esenciales de Lavanda* e Ylang-Ylang*, entre otros, logramos reducir el lindar de excitación y nos reajustamos, en nuestro espacio personal íntimo, al ciclo biológico del sueño. 

Durante el sueño se produce: relajación postural, se elevan los umbrales sensoriales para desvincularnos del medioambiente y  observamos un patrón distintivo de la actividad cerebral. 

Entre las prácticas recomendables para el buen dormir, está la buena higiene ambiental como: la limpieza, la ventilación, controlar el nivel de humedad y la temperatura. Revisar que nuestro colchón no nos esté impidiendo que nuestro cuerpo descanse es también muy importante.

Si pasamos largo tiempo fuera de casa y no podemos ventilar el hogar en profundidad, te recomendamos que perfumes la habitación con FLOR DE FLORES o BLANC al llegar. Estas fragancias higiénicas de AROMALABORATORY eliminan bacterias higienizando la atmósfera ecológicamente y facilitando estados de relajación por sus principios fitoaromáticos. 

El sueño está asociado a funciones inmunes, endocrinas, de aprendizaje, de memoria, de bienestar emocional y de creatividad. Si sufrimos cualquier tipo de trastorno a la hora de conciliar el sueño, estas pueden verse debilitadas y, en un escenario de cronicidad, dañadas. 

Los buenos hábitos del sueño, fortalecen la memoria a largo plazo y auxilia al cerebro en tareas de autoreparación. La privación de sueño aumenta la actividad en los genes implicados en el estrés y la muerte celular. 

El uso de aparatos tecnológicos, activan la atención, estimulan al cerebro y reducen el nivel de melatonina (la hormona que regula nuestro reloj biológico). Así que sobre las 22h desconecta las tabletas, móviles, e incluso apaga el televisor y ponte cómod@ . Esta es la hora ideal para perfumarte alrededor del cuerpo con la bruma EL SUEÑO y hacer 3 respiraciones profundas. De esta forma facilitaremos la segregación de melatonina y disminuiremos la activación y el lindar de alerta. Leer un libro, escuchar música o cualquier actividad relajante como preparar el día de mañana, etc nos predispone para el buen dormir.

En el caso de los niños, podemos adelantarlo 1h. Es muy recomendable que lo tomen como un hábito, si son hiperactivos o son sonámbulos especialmente. Un muy buen momento para ellos (y para nosotros los adultos) es después del baño. 

Justo antes de meterte en la cama, vuélvete a vaporizar con EL SUEÑO, de manera que caiga también sobre el almohadón.

¡Y a dormir! Buenas noches, que descanséis. 

 

 


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados